Campaña gráfica RedCSur ante asesinatos y desapariciones forzadas de líderes y lideresas sociales en Colombia

Julio- octubre 2019

Desde distintos puntos del continente, nos llega de manera intermitente y fragmentada, nunca suficientemente audible, la noticia de asesinatos y desapariciones forzadas de líderes y lideresas sociales, luchadorxs por los derechos humanos, ex combatientes, personas anónimas en Colombia.
El gobierno colombiano encabeza la avanzada de la derecha en la región y ha impulsado la implementación del PROSUR como espacio de articulación de las derechas de la región que impulsan su agenda teniendo como bandera la defensa de la democracia y las políticas neoliberales. Estos dos procesos que tienen lugar en la territorio colombiano, nos enfrentan con la interrogante sobre qué significa hoy la democracia.
La visibilidad de los conflictos políticos en la región se distribuye diferencialmente de un modo brutal ¿Qué vemos y qué no vemos? Desde afuera, parece que no se ve, parece que no se escucha, pero Colombia vive una democracia que día a día devalúa la vida. En Colombia se reitera un crimen desmesurado, permanente. Sabemos que ese crimen no comenzó hoy. No comenzó en 2016, tras la firma del Acuerdo de Paz entre el Estado colombiano y las FARC-EP. Tampoco lo origina la irrupción de las insurgencias armadas en la década de los años sesenta. Podría llevarse todavía más atrás, una masacre prolongada por décadas. Para algunxs de nosotrxs, que vivimos en el cono sur, las diferentes capas de violencia que atraviesan la guerra irregular en Colombia nos enrostran formas del terror contemporáneo que por momentos tocan lo incomprensible. ¿Cómo acercar esa experiencia para que nos afecte y a la vez no quede mistificada en el horror, aislada de otras relaciones de poder? Necesitamos comprender cómo se expanden y toman forma específica las tecnologías del poder que se ponen en juego en el terror contemporáneo. Sabemos de la responsabilidad del Estado colombiano, que como dice un periodista, es uno de los últimos Estados oligárquicos, con la clase dominante más sangrienta del hemisferio dispuesta a pagar cualquier costo, por mantener y profundizar el modelo neoliberal-rentista-extractivista que la sustenta.
¿Cómo afrontar tanta violencia [estatal, paramilitar, extractivista] sin inmovilizarnos? La interrogante por los asesinatos, desapariciones y desplazamientos forzados es hoy una pregunta forzada. Nos obliga a interrogarnos por algo que deberíamos saber, pero que sin embargo, se diluye en una amnesia colectiva impuesta. Una interrogante permanente frente a un crimen masivo permanente, puede ser tal vez uno de los modos de sincronizar con el pulso de la urgencia.
El horror silenciado de Colombia comienza a hacerse escuchar. Nos obliga a recalibrar y a preguntar si es posible pensar en Latinoamérica como un continente en paz. Y a la vez cuáles son los umbrales de violencia que toleran nuestras democracias representativas como régimen formal. Pensamos la necesidad de una solidaridad internacional que no tiene una forma prediseñada, la solidaridad no como algo dado o que se da, sino como una incógnita a resolver en la acción conjunta. Como un modo de resaltar la fuerza de una suma que dice No+, de sumarnos para actuar juntxs. Convocamos a una acción gráfica desde una pregunta que combata la inmovilidad, que nos lleve a multiplicar los motivos de la lucha desde distintas latitudes:

Colombia, ¿Cuales son los silencios de la de la democracia?

CONVOCATORIA INTERNACIONAL DE ARTE POR CORREO

Dirigida a artistas, colectivos, aficionados, interesados, sin límite de edad.
Agradecemos apoyo en la difusión y esperamos nuevamente el apoyo y participación de todxs

Bases:

1 – Cada artista o colectivo puede enviar la cantidad de un número ilimitado de imágenes

2 – La realización alcanza todas las técnicas de la gráfica contemporánea, incluyendo impresión digital, técnicas combinadas, etc.

3 – Formato de la obra: Tamaño A4, resolución 300 dpi . Blanco y negro. Las obras que no cumplan estas medidas no serán admitidas.

4 – Las obras deben enviarse mediante correo electrónico a redcsur@gmail.com Adjuntando ficha completa de datos del autor o colectivo:

Nombre colectivo u autor/a
País y ciudad
Correo electrónico
Título
Técnicas empleadas
Año

5 – Las obras formarán parte de acciones y muestras itinerantes diversas y serán difundidas en medios sociales, impresas, fotocopiadas, etc.

6 – Envío de obra: Desde el 30 de julio hasta el 15 de enero de 2020.

7- La presentación de las obras a ésta convocatoria implica la aceptación de las presentes bases.

8- Cada artista recibirá un catálogo digital a fin de promover la difusión y muestras itinerantes diversas.

Hacia una convocatoria situada. Apuntes para pensar el contexto colombiano actual y la necesidad de la acción colectiva

Comunicar el conflicto armado colombiano a nivel nacional e internacional

Las eficaces estrategias de corrupción, tanto jurídicas, como diplomáticas, políticas y mediáticas de los sectores más recalcitrantemente autoritarios de la oligarquía dominante en Colombia, para dominar, exterminar, e, incluso, negar, la existencia del conflicto armado interno, han sido uno de los factores que ha padecido la gente que ha luchado desde siempre por la justicia y ha reivindicado directamente los derechos humanos, para dar a conocer tanto dentro del país como fuera de éste la complejidad, magnitud y degradación de la guerra de baja intensidad que ha vivido Colombia en las últimas seis décadas. A esto se suma la pugnas fragmentación de algunos movimientos y organizaciones comprometidas con la defensa del derecho a la vida y a la oposición política.

En este contexto, la campaña gráfica debería apuntar a divulgar no sólo las estadísticas de los atroces impactos directos de la guerra (masacres, asesinatos selectivos y sistemáticos, desapariciones forzadas, tortura, secuestro, violaciones, desplazamiento forzado, despojo de tierras, etc), sino a humanizar, dar rostro concreto, a todas estas formas de violación a los Derechos Humanos, dando contexto histórico a las causas y orígenes de la guerra.

Algunos enlaces que se pueden consultar:

Estadísticas del conflicto armado en Colombia. Centro de Memoria Histórica

CIFRAS. Los registros estadísticos del conflicto armado colombiano. Centro de Memoria Histórica

Cifras unidad de víctimas. Red Nacional de Información

Aportes para comprender el conflicto armado en Colombia. Puesta pedagógica basada en el ensayo de Javier Giraldo S.J. Para la Comisión Histórica sobre el origen del Conflicto y sus Víctimas. Colectivo de Abogados.

De la rebelión a la paz. Conferencia de Javier Giraldo S.J.

“Impunity” de Juan José Lozano y Hollman Morris (2010) documental sobre el conflicto colombiano

10 documentales entender el conflicto colombiano. Pacifista!

Conceptos sobre la desaparición forzada de personas: Colectivo Sociojurídico Orlando Fals Borda

Dar legitimidad/dignidad/empatía/ con los proyectos de vida de líderxs, defensorxs de DDHH y excombatientes, todxs en condición de amenaza.

El derecho a la ciudadanía política plena, en Colombia, está articulado a un sistema de exclusiones sociales propio del orden político oligárquico que impera en el país. En este contexto, el ejercicio de la política es un privilegio de clase. Tanto el Estado como los problemas públicos y, principalmente, el derecho a la propiedad, son objeto de un estrecho círculo social que, en el nivel regional y nacional, monopoliza el bien común, convirtiéndolo en una trama de intereses privados y de asuntos corporativos. A esta estructura histórica de larga duración, desde los años cincuenta, se suma la doctrina de seguridad nacional y la ideología de la contrainsurgencia, a partir de la cual sistemáticamente se criminalizan y deshumanizan las iniciativas políticas populares, subalternas o disidentes. Los liderazgos políticos surgidos en lugares sociales diferentes al del reducido circuito de las fracciones dominantes, fácilmente se deslegitiman socialmente y se encubren con el manto de narrativas policiales que estigmatizan la rebeldía dentro de los medios de comunicación masiva, y en absolutamente todas las instancias políticas, culturales y sociales. En este contexto general, la campaña gráfica debería apuntar a dar legitimidad, dignidad, y a construir relatos empáticos con los líderes populares, los defensores y defensoras de los Derechos Humanos y excombatientes, que desde julio de 2017, en el marco del proceso de paz, cumplen su palabra dejando las armas, para iniciar proyectos productivos, pedagógicos y políticos, apostándole a la paz.

Algunos enlaces que se pueden consultar:

El mapa de la vergüenza, en tres meses, 120  líderes sociales han sido asesinados en Colombia. El Tiempo

Colombia: en dos años 282 líderes sociales y defensores de derechos humanos fueron asesinados. Defensoría del Pueblo Colombia

Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado

Informe Conjunto Especial de Derechos Humanos “Todos los
nombres, todos los rostros, sobre las situación de lideresas y líderes sociales, de defensoras y defensores de derechos humanos y de excombatientes de las FARC-EP y sus familiares en los territorios”

Crónicas del despojo – Comunidad El Porvenir (video)

“Larga vida a los hombres y mujeres líderes sociales y defensores de derechos humanos” Comisión de la Verdad, Primer Diálogo por la No Repetición

Informe: ¿Cuáles son los patrones? Asesinato de líderes sociales en el Post acuerdo

Diálogos CINEP 2019 ¿Cuáles son los patrones? asesinato a líderes sociales

Banco de datos de DDHH y violencia política CINEP:

Proyecto Colombia Nunca Más

Casa de acogida, de la CCNPB, a Líderes, lideresas y defensorxs de DDHH en condición de amenaza

Confrontar el negacionismo histórico de la sociedad colombiana

Uno de los aspectos más complejos del conflicto armado colombiano es la amnesia colectiva producida por la conjunción de una intrincada trama de variables políticas y sociales, vinculadas directamente con la guerra. Así, en realidad, las discusiones sobre la memoria histórica del conflicto armado interno son, en el fondo, debates sobre la continuidad de las políticas del olvido que han imperado de forma continua y regular desde al menos el Frente Nacional (etapa de 16 años, que inicia en 1958 y termina en 1974, en el que los dos partidos políticos tradicionales -el Liberal y el Conservador- monopolizaron el ejercicio de la política, excluyendo a cualquier otra organización política). A las poderosas organizaciones policivas y militares que controlan el orden social, se suma el débil impacto de las raquíticas instituciones de la memoria de origen público, privado o popular (universidades, centro de investigación, museos, archivos, etc). El ejercicio de la ciudadanía política se realiza a partir de un presente pulsional y mediático, y de unas narrativas colectivas administradas desde imaginarios machistas, racistas y clasistas. En este contexto, el negacionismo histórico no sólo es una arma política de la ultraderecha, sino una atmósfera que continuamente disuelve los datos empíricos que demuestran la guerra en su conjunto así como los inhumanos impactos particulares que ésta tiene en los contextos regionales. Los sectores más conservadores niegan desde la Masacre de las Bananeras (acaso la única masacre conocida internacionalmente a partir de la obra de Gabriel García Márquez), hasta el estatus político de los ejércitos insurgentes o guerrillas, pasando por cada uno de los innumerables crímenes cometidos contra la sociedad por la fuerza pública y los paramilitares.

Red Colombiana Lugares de Memoria

Negar lo evidente. Columna de Joaquin Robles

Entre el negacionismo y el revisionismo del pasado violento. Columna de Alejandro Castillejo

Colombia y el negacionismo histórico y coyuntural. Columna de Maureén Maya S

Derechización y negacionismo histórico. Editorial Revista CEPA

Hay una evidente intención de reconstruir la memoria por la vía del negacionismo. UN Periódico Universidad Nacional de Colombia

Maria Tila Uribe Reflexiones sobre la masacre de las bananeras

En el marco de la intervención de la RedCSur en defensa del Archivo Juan Carlos Romero

Nuestro compromiso ético y nuestro esfuerzo político es defender la condición inalienable de los archivos (esto es, su integridad y su indivisibilidad), generando condiciones para la preservación y la socialización y disposición a la consulta de todo interesado, así como propiciando su inscripción local en donde acontecieron las experiencias de las que el archivo da cuenta, mediante alianzas con instituciones públicas comprometidas explícitamente con estos mismos principios.

Compartimos el registro audiovisual de la Intervención de la RedCSur en el stand de Walden Gallery en la feria ARCO de Madrid para hacer un llamado a la comunidad artística internacional ante la privatización y dispersión del Archivo Romero.

Creditos: Cecilia Barriga

Intervención de la RedCSur en el stand de Walden Gallery en la feria ARCO de Madrid en repudio a la venta del Archivo Romero, 27 de febrero de 2019.

Denunciamos la venta del archivo reunido a lo largo de su vida por el artista argentino Juan Carlos Romero (1931-2017) a un coleccionista privado en Estados Unidos a través de gestiones realizadas por el galerista Ricardo Ocampo (Walden Gallery).
El Archivo reúne un inmenso y significativo patrimonio no solo relevante para la historia del arte argentino y latinoamericano, sino también para su historia política, sindical y cultural. Desde el año 2011 trabajamos junto a Romero en la institucionalización de su archivo, con el compromiso de que éste no se disgregara y estuviera accesible al uso público en la Argentina, como el siempre defendió.
En 2014 se creó la Asociación Civil Juan Carlos Romero Archivo de Artistas para lograr resguardar, preservar y activar ese patrimonio común.
La venta al exterior del Archivo lo privatiza y sustrae del acceso público, deslocalizándolo y con el riesgo concreto de su dispersión.
La Red Conceptualismos del Sur hace un llamado a la comunidad artística internacional a impedir la privatización del Archivo Juan Carlos Romero y reclamar su constitución como acervo público en Argentina.

Para adhesiones está el siguiente formulario:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSfSeMZqCmozxilZkMmzWbzVMfV9tpDRczR-jXXsQe_s8oEXNg/viewform?usp=sf_link

“Picos rojos”

RedCSur con “picos rojos” fue un acción colectiva de solidaridad con el movimiento feminista y contra la criminalización de la protesta en Nicaragua. La idea de labios pintados como signo de protesta surgió a inicios de octubre de la respuesta de una activista en un centro de detención en Managua. Ante la pregunta de a qué organización pertenecían, la socióloga y feminista Marlen Chow constituyó en el momento mismo de su respuesta una “Asociación de Mujeres Nicaragüenses Pico Rojo”, convirtiendo el lápiz labial en herramienta de politización. Ese gesto constituyente se propagó de inmediato por redes y espacios públicos en los que “picos (labios) rojos” empezaron a significar una posibilidad de rebelión –desafiante, feminista, queer– en un contexto de represión sistemática por parte del régimen de Ortega-Murillo.

Agitar la gráfica en la calle

En octubre de 2018 se dio la confluencia de dos acontecimientos que fortalecieron la reflexión y acción de las experiencias colectivas entre las prácticas artísticas, el agite militante de grupos del activismo y la interpelación política del espacio público.

Uno, fue la muestra colectiva de afiches Resistencias Tipográficas IV en el Centro Cultural de la Cooperación (CCC, Buenos Aires) con artistas que vienen trabajando la palabra desde la tipografía, permitiendo pensar un ámbito de encuentro, discusión y afectividad en la acción a través de la gráfica, conjugando distintas proveniencias y tradiciones en el oficio, con el fin de encontrarse y reconocerse con otros en medio de la feroz vorágine del actual gobierno neoliberal.

Y dos, fue el Encuentro por los 10 años de la Red de Conceptualismos del Sur (RedCSur) con más de treinta investigadorxs y activistas de América Latina y Europa, con el fin de repensar lo realizado en estos años y los próximos desafíos imaginados a través de la idea-fuerza: “Saberes insumisos, ecologías de la acción: futuros emergentes”.

El viernes 26 de octubre, luego de la charla pública en el CCC donde se presentaron los avances del proyecto “Giro Gráfico” con algunxs integrantes de la RedCSur, la propuesta fue salir a la calle junto a lxs artistas a pegatinear los afiches que estaban en la muestra, y otros que se fueron sumando para potenciar la acción con rodillos, pinceles y tachos de engrudo. Fuimos más de cincuenta artistas, investigadorxs y activistas con afiches en mano interpelando los sentidos expresados en la calle. La pegatina conjunta activó la palabra gráfica urgente entendiendo que para enfrentar las políticas del neoliberalismo la acción poético-política se construye a los gritos y luchando con alegría, como dicen los afiches: “La belleza está en las calles” y “La belleza es nuestra”.

Juan Pablo Pérez

Múltiple Romero. Muestralibro homenaje a Juan Carlos Romero

Presentación realizada en diciembre 2018 en La Tribu FM

Juan Carlos Romero fue un artista lúcido y comprometido que supo articular de manera poderosa los ámbitos del arte y la política. Archivista, militante, docente incansable, curador, editor de numerosas publicaciones de arte correo y poesía visual, “artista grupal” e impulsor de múltiples proyectos colectivos, Romero hizo de su práctica un territorio múltiple de activación poética y crítica desde donde incidir políticamente en el presente, en la apuesta por transformarlo. Organizó su archivo convencido de que no se trataba solo de guardar y conservar documentos, sino, sobre todo, de compartirlos y disponerlos para otrxs. El archivo le interesaba en su potencia insurgente, en su posibilidad de contribuir a la construcción de una memoria agitativa y rebelde.

La “muestralibro” fue uno de los muchos dispositivos colectivos que Romero proyectó y movilizó, como organizador y participante. Muestra gráfica colaborativa a la vez que publicación en fotocopias, suerte de archivo afectivo ambulante y artefacto expositivo que podía desplegarse en cualquier espacio, la “muestralibro” se articulaba como trama móvil que traicionaba los protocolos del sistema del arte y hacía pulsar, en la circulación descentrada y multiplicada de su cuerpo heterogéneo de imágenes y textos, una red de complicidades afectivas y políticas.

Sea esta muestralibro Múltiple Romero una apuesta por reactivar esas complicidades que Juan Carlos contribuyó a articular y sostener en los diversos proyectos que llevó a cabo con tantos otrxs artistas, como homenaje y abrazo colectivos a nuestro querido e imprescindible amigo.

Fernando Davis

Artistas participantes: Alejandra Bocquel, Alejandro Thornton, Adrián Levy, Amalia Pérez Molek, Ana Erman, Ana Longoni, Ana Maldonado, Andrea Cárdenas, Andrea Trotta, Andrés Garavelli, Ariadna Pastorini, Carlos Pamparana, Carolina Andreetti, Carolina Golder, Claudio Mangifesta, Clemente Padín, Corda-Doberti, Cristina Piffer, Daniel Oberti, Débora Kirnos, Diana Dowek, El Teatrito Rioplatense de Entidades, Elena Lucca, Escombros, Félix Torrez, Fernando Davis, Franc Paredes, G.R.A.S.A., Gabriel Sasiambarrena, Gabriel Serulnicoff, GAC, Gonzalo Crespo, Gustavo Larsen, Gustavo Lowry, Hilda Paz, Horacio Zabala, Hugo Masoero, Hugo Vidal, Iconoclasistas, Ivana Vollaro, Javier Del Olmo, Javier Sobrino, Jorge Pereira, José Luis Meirás, Juan Pablo Pérez, Las Esmeraldas, Laura Andreoni, Laura Kuperman, Leo Ramos, Leonello Zambon, Lucrecia Urbano, Luis Espinosa, Luis Felipe Noé, Luis Pazos, Luján Funes, Mabel Burel, Mabel Rubli, Mabel Temporelli, Marcelo Lo Pinto, María Rosa Andreotti, Milagro Torreblanca, M.O.C. (Museo del Objeto Contemporáneo), Mónica Christiansen, Natalia Revale, Norberto José Martínez, Pablo Drincovich, Paula Doberti, Paula Ferraresi, Pelusa Borthwick, Raquel Masci, Red Conceptualismos del Sur, Ricardo Roux, Roxana Villarino, Silvana Gerlo, Silvina Morris, Virginia Corda, Viviana Barletta.

Ante la grave noticia de la venta al exterior del Archivo de artistas Juan Carlos Romero

Gráfica de Lucía Bianchi y Silvana Castro en repudio a la venta del Archivo Romero enero 2019

Hoy, a comienzos de enero de 2019, nos hacemos eco de la alarmante noticia de que el Archivo del artista Juan Carlos Romero (1931-2017) ha sido vendido a una colección privada de arte latinoamericano situada en Nueva York,  por decisión de sus herederos (la viuda y los hijos de Romero) y a través de gestiones realizadas por el galerista Ricardo Ocampo. Esto implica que el archivo quedará privatizado, clausurado, sustraído del acceso público y deslocalizado del lugar donde fue constituido, por la porfiada, lúcida, persistente pasión de Juan Carlos Romero, quien durante toda su vida defendió la condición pública y abierta de su archivo. En un contexto en que las políticas de preservación, de cuidado y valoración de la documentación artística y política se encuentran en condiciones de precarización, abandono y desinversión, este descomunal y valiosísimo acervo, es mucho más que el archivo personal de un artista y de su obra, es un generoso e inigualable cúmulo de registros de las prácticas artístico-políticas y de la cultura material de una fracción importante del siglo XX en Argentina y América Latina. El archivo de Juan Carlos Romero es tremendamente relevante no solo para la historia del arte argentino, sino para la historia política, sindical y cultural del país. Incluye fondos documentales como la colección de afiches políticos argentinos y latinoamericanos, el fondo sobre el CAYC, sobre aspectos de la cultura popular (el mate, el tango, la muerte), o el fondo de folletos sindicales, que largamente exceden los límites del arte.

En un país como la Argentina, atravesado por una feroz crisis económica basada en el endeudamiento, evasión de capitales y expoliación generalizadas, repudiamos la fuga de  bienes comunes y capitales simbólicos. Buscamos que la gestión del capital económico, pero también cultural, afectivo, político, desarme la codificación entre lo público y lo privado para configurar situadamente, una política de lo común. Hoy, las formas de atesoramiento y acumulación no son solamente las de las grandes instituciones del norte global que buscan enriquecer colonialmente su patrimonio. Sino también las de mercenarios cuyo fin es encontrar un rendimiento a estos acervos, pues su radar es la especulación económica y simbólica, una brújula menos predecible, más difícil de rastrear y verificar.    

Desde la Red Conceptualismos del Sur trabajamos comprometidamente junto a Juan Carlos Romero, durante años, en la puesta en acceso público e institucionalización del Archivo Juan Carlos Romero a través de la constitución de una Asociación Civil, y sabemos que su deseo expreso era que su Archivo no se disgregara sino que se constituyera en un acervo de acceso abierto situado en la Argentina. Así, el Archivo Juan Carlos Romero fue un proyecto prioritario dentro de la política de archivos que la RedCSur viene impulsando en diversos puntos de América Latina, como el archivo de Clemente Padín en Montevideo o el archivo CADA en Santiago de Chile, por mencionar dos ejemplos. Esta alianza se remonta al Segundo Encuentro de la RedCSur (Centro Cultural Parque de España, Rosario, octubre de 2008), cuando Juan Carlos Romero fue invitado a presentar su archivo y se formalizó en el año 2011, cuando la RedCSur comenzó a trabajar formalmente en la constitución de la Asociación Civil que sentó las bases del archivo, y en el inventariado y mudanza de objetos y documentos a la sede que el propio Juan Carlos destinó a ese fin. Continuando con un trabajo de experimentación institucional, la propuesta fue crear una alianza de trabajo común junto a otras instituciones, tales como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y la Universidad Nacional de Tres de Febrero, que se integraron al proyecto cuando en 2014 se formalizó un convenio de colaboración cuatripartito (entre la Asociación Civil Juan Carlos Romero Archivo de Artistas, la Red Conceptualismos del Sur, el MNCARS y la UNTREF), a fin de crear una iniciativa conjunta que permitiera impulsar un marco de resguardo, preservación y activación del archivo basado en un acuerdo ético: la defensa de la integridad del archivo, su condición pública y accesible, su localización en el contexto donde ocurrieron las prácticas de las que da cuenta. En 2014 se inauguró la sede de la Asociación Civil Juan Carlos Romero Archivo de Artistas en Santiago del Estero 443, Ciudad de Buenos Aires, destinada a albergar el archivo y a constituirse en espacio de consulta e investigación. A diferencia de otras iniciativas de archivos impulsadas por la RedCSur, el Archivo Romero contaba con un espacio propio, lo que hacía posible que las distintas instituciones involucradas en el proyecto no lo absorbieran o lo subsumieran a su lógica de funcionamiento (y, por lo tanto, a sus criterios particulares de catalogación, inventario y sistematización del material, entre otras cuestiones), sino que se respetaran las lógicas emanadas por el propio archivo. Esto abrió la posibilidad de que el Archivo Romero se planteara como una experiencia única para ensayar proyectos con mayor autonomía institucional y se llegó a proponer el alojamiento de los archivos de otros artistas en su sede, una apuesta, incluso, presente en el mismo nombre de la Asociación Civil Juan Carlos Romero, que se presenta como un “Archivo de Artistas”. Durante estos años, la RedCSur trabajó, además, en la catalogación y puesta en acceso de distintas zonas del Archivo Romero, entre ellas, la Colección de Gráfica Política (compuesta por más de 2000 afiches y disponible en: http://archivosenuso.org/romero/cronologico) y parte de su Archivo personal.

Hacemos un llamado a la comunidad artística y cultural, a las distintas iniciativas de archivo, a las instituciones artísticas y universidades, a la sociedad civil, a pronunciarse y repudiar la venta y privatización del Archivo Juan Carlos Romero, dado que este valiosísimo patrimonio público queda en manos particulares, deslocalizado, inscripto en la lógica de una “colección de arte” y sujeto a la dispersión y a la inaccesibilidad.

Exigimos a los responsables de la venta del Archivo Juan Carlos Romero que se hagan públicas las condiciones de venta de un acervo del que, a la fecha, no existe un inventario completo. El archivo fue retirado de la casa de Santiago del Estero donde estaba radicado.  Necesitamos saber dónde se encuentra, cuál es su actual estado de preservación, si ha sido mantenido como cuerpo indivisible, tal como se estableció desde la Asociación Civil que lo resguardó durante los últimos años.

Apelamos a la  intervención del Estado Argentino por la vía de la protección del patrimonio cultural, para que asegure la radicación del archivo en el país. A la vez, hacemos un llamado a instituciones y archivos públicos que vienen disputando el terreno de la memoria y la cultura de izquierdas, más allá de los gobiernos de turno, para generar condiciones de institucionalidad que permitan acoger el archivo y reclamar su constitución como acervo público.

Proponemos que el archivo Juan Carlos Romero sea declarado patrimonio cultural, considerando su importante valor documental en relación con los procesos políticos y artísticos del siglo XX en Argentina y América Latina. Asimismo, nos comprometemos desde la RedCSur a colaborar activamente en:

  1. Continuar los procesos de catalogación/digitalización de zonas del archivo y su socialización a través del sitio web archivos en uso.
  2. Gestionar fondos para sostener proyectos sobre el archivo este tiempo de transición hasta que se logre su institucionalización en Argentina.
  3. Constituir el relanzamiento de la asociación civil “Archivo de Artistas Juan Carlos Romero” que acompañe y vele por la inalienabilidad del archivo, su preservación y socialización, favoreciendo su inscripción local.

Encuentro 10 años RedCSur: Saberes insumisos, ecologías de la acción y futuros emergentes.

Entre el 23 y el 27 de octubre del 2018 llevamos a cabo un encuentro presencial para conmemorar los 10 años de la RedCSur desde su creación en el año 2007, cuando un grupo de investigadores de América Latina se encontraron en el seminario “Vivid Radical memory. Radical Conceptual Art revisited. A social and political perspective from the East and the South”, organizado por Antoni Mercader en el museo MACBA en Barcelona. En esos momentos estos investigadorxs compartían la preocupación y necesidad de intervenir políticamente en los pasos de neutralización de una serie de prácticas político-artísticas que tuvieron lugar en los años 60 en América Latina.

Desde ese entonces, hemos pasado por una serie de procesos donde hemos visto el incremento, no solo de nuevxs miembrxs (que ya son casi un cuarentenal en varios puntos del mundo), sino que también de los alcances de nuestra actividad en el arte, las relaciones con las instituciones y las acciones políticas que se han desarrollado a través de manifiestos, intervenciones públicas, exposiciones, seminarios y publicaciones. Además del trabajo continuo en la conformación y activación de archivos con el fin de preservarlos y socializarlos bajo diversos modos de uso: en el seno de las instituciones, a través de investigaciones y de su consulta en línea.

Nuestros modos de hacer no dejan de estar exentos de dudas y misterios para ojos ajenos. No es evidente que la red haya llegado a alzar una única voz colectiva, que ha modo de un organismo viviente se desplaza colectivamente – no sin contradicciones y desacuerdos internos – motivada por un mismo afán: aquel que fue el gatillante de su fundación.

Como células independientes, la división en nodos de trabajo y proyectos transversales que toman acuerdos en reuniones virtuales (principalmente por medio chats), se han realizado también una serie de encuentros presenciales donde se han discutido los modos de funcionamiento colectivo. Dos encuentros fueron realizados en 2008, a poco tiempo de formada la RedCSur. El primero llamado Conceitualismos du Sul/ Sur organizado en el MAC USP, San Pablo, Brasil y el segundo en Rosario al cumplirse 40 años de “Tucuman arde”. Estos primeros encuentros fueron instancias de puesta en discusión y comienzo de elaboración de una gramática común. Hubo un tercer encuentro en Chile en el 2009 llamado “Memorias y Archivos: categorías modernizadoras, repercusiones y disidencias posibles en los ‘Conceptualismos del Sur’”. Desde entonces y tras un caudal de trabajo donde se socializaron numerosos archivos, se realizaron exposiciones y publicaciones colectivas, organizamos un cuarto encuentro llamado “Saberes insumisos, ecologías de la acción, futuros emergentes”, que propuso como punto de partida: detenerse, interrogar y explorar trayectos recorridos, modos de hacer y de actuar que se han ido delineando a través de estos 10 años. Un reposicionamiento de la red surge en este encuentro, bajo un nuevo marco histórico-político a encarar con los aprendizajes de nuestra historia, para construir otros saberes insumisos, potenciar ecologías de acción comunes y esbozar otros futuros dentro de aquellos emergentes.

En este encuentro nos reunimos 35 integrantes que, en muchos casos, nos vimos por primera vez luego de haber trabajado juntxs innumerables veces. Los lazos que se generaron entre nosotrxs permitieron movilizar discusiones con más fuerza y actualizar ciertos parámetros que no habían podido ser discutidos con esta intensidad y desmesura. Activando y abriendo, se pusieron en debate los siguientes temas: la declaración instituyente, los hitos más importantes de nuestra historia, la revisión por nuestros modos de hacer y la reflexión de determinados ejes de discusión política como el racismo, el neoconservadurismo, el neoextractivismos, la perspectivas feministas y disidencias sexo genéricas, el poscolonialismo y las políticas de la memoria, que nos posiciona en un presente crítico donde no queremos dejar de pensarnos en la acción y la investigación como un agente político. Más aún cuando el encuentro se desarrolló bajo la atmósfera de los días previos a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, donde salió electo Bolsonaro.

Junto al temple de los debates, tuvimos la oportunidad de reunirnos a serigrafiar, de salir a la calle para una pegatina masiva, luego de un encuentro sobre el proyecto de exposición “El Giro Gráfico” y de sumarnos a la protesta de picos rojos en Nicaragua. Así el encuentro se desarrolló como un laboratorio de pensamiento político en torno a ecologías de acción internas y externas que se proyectó en una apuesta colectiva por resistir el presente e imaginar otros futuros a construir juntxs.

Lanzamiento de Revista Punto de Fuga

El próximo jueves 29 de noviembre en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, se presenta el número 19 de la Revista Punto de Fuga realizado por estudiantes de Teoría e Historia del Arte de la Universidad de Chile, visibiliza los resultados de la residencia de investigación convocada en el marco de la exposición Poner el cuerpo. Llamamientos de arte y política en los años ochenta en América Latina (2016), curada por Paulina Varas y Javiera Manzi.

Archivo Graciela Carnevale

Se encuentra disponible en la web archivosenuso.org el Archivo Graciela Carnevale, con documentos digitalizados y su correspondiente descripción y contextualización, organizados en diversas colecciones, referentes a acciones y períodos como: las del Ciclo de Arte Experimental y otras acciones artísticas (1965-1968); Tucumán Arde (1968), acción llevada a cabo por artistas de Rosario y Buenos Aires nucleados bajo el nombre de Grupo de Artistas de Vanguardia; los Encuentros de artistas latinoamericanos y FADAR (1972-1973), alusivo a diferentes encuentros y eventos colectivos llevados a cabo en distintos países a principios de los años 70, fundamentalmente en Chile y Cuba; y, por último, la colección Ezeiza (1973), consistente en documentación sobre un proyecto audiovisual realizado por algunos de los integrantes del Grupo de Artistas de Vanguardia a partir de la masacre de Ezeiza, el 20 de julio de 1973.

Se puede acceder al archivo a través del siguiente link:

https://goo.gl/szxtxQ

Ejemplar original de la oblea diseñada por Juan Pablo Renzi para “Tucumán Arde” que devino el logo de la obra, 1968.